10 (mil)

En el pasado encuentro ante el Sporting de Gijón, Messi alcanzó los 301 goles en la liga española y también se dio el gusto de convertir el tanto diez mil en la historia de Barcelona. 23 años antes, otro astro albiceleste había pasado por algo parecido.

maxresdefault
Aunque no pudo cumplir las altas expectativas por diversas razones, Maradona entró en la historia del Barcelona.

Diego Armando Maradona es un ex jugador y entrenador argentino. En su prolífica carrera, vistió la elástica de seis equipos: Argentinos Juniors, Boca, Barcelona, Napoli, Sevilla y Newell’s. Además, claro; fue, es y será uno de los emblemas de la Selección Argentina.

Del elenco de La Paternal es todavía el máximo goleador de su historia: el estadio lleva su nombre. Su idilio con Boca, con algunos vaivenes, será eterno. En Napoli es poco menos que Dios (quizá más) y tanto en Sevilla como en Newell’s todavía relatan con orgullo que Pelusa vistió su camiseta.

Pero eso todavía no pasa en Barcelona. Allí su paso no fue lo trascendente que se esperaba.

Maradona llegó a Cataluña en 1982 después de una temporada magnifica en Boca, en la que se consolidó como la máxima figura albiceleste y alcanzó el título con el elenco de la Ribera. En tiempos no tan globalizados como los que se viven, Diego ya colgaba el cartel de estrella mundial y la expectativa era inmensa.

La suerte no lo acompañó al Diez en el elenco blaugrana. Una hepatitis primero, una fea lesión en el tobillo después, una tangana tras un encuentro de Copa del Rey; situaciones que mermaron sus posibilidades de rendimiento y dañaron su imagen. Claro que Maradona era un genio de proporciones bíblicas: en tan sólo 73 encuentros convirtió 45 goles, algunos de ellos con su inconfundible sello de astro, como el que le marcó al Real Madrid en el Santiago Bernabeu que le valió el aplauso de la hinchada local.

https://www.youtube.com/watch?v=fSyeVUhPyP8

Fue contra aquel rival precisamente, pero en el Camp Nou, que Maradona convirtió un histórico gol que recuperó relevancia en los últimos días: un 26 de marzo de 1983,  el Pelusa le convirtió al elenco Merengue el segundo tanto de una victoria 2-1 que se transformó en la anotación seis mil en la historia del Barcelona. No deja de ser una curiosidad estadística que un jugador cuyo paso fue relativamente corto se haya permitido ingresar en la memoria de esa manera.

Sobre todo, si 17 años después otro argentino que también estaba llamado a ser Maradona es el encargado de convertir el que sería el nueve mil, y el diez mil también.

https://www.youtube.com/watch?v=415jiHRxdhg

https://www.youtube.com/watch?v=W6r4L9jDFJ4

gettyimages-507124464-0
Messi es el único jugador en la historia culé en repetir autoria en cifras milenarias. Además, el poco tiempo transcurrido entre el nueve mil y el diez mil suponen un nuevo récord.