Frustraciones que se renuevan

Mientras el periodismo carnicero y el público claman por una revolución total del plantel del Seleccionado tras la derrota ante Paraguay, el foco del verdadero problema que aqueja al combinado nacional queda cada vez más lejos: una presión que ya se vuelve insoportable.

 

14-10-2016_crdoba_los_jugadores_argentinos_decepcionados
Una imagen que comienza a repetirse. Sin Messi, Argentina sacó 2 puntos de 9 en disputa. Telam | Raúl Ferrari

 

20161014_124125.jpg Por Leo Timossi (leotimossi@hotmail.com)

 

Renovación. Volver algo a su primer estado, dejarlo como nuevo, reestablecer algo que se había interrumpido, sustituir una cosa vieja por otra nueva de la misma clase, reemplazar algo.

Hay una palabra que sonó fuerte en Córdoba, que hizo eco en las paredes del Mario Alberto Kempes. Flotó en las tribunas, en los pupitres y también en la zona mixta. No hace falta, a esta altura, que aclare de cual palabra estamos hablando, porque también se la escuchó en las escuelas, en los bancos, en los colectivos y en las oficinas desde el momento exacto en el que el uruguayo Fedorczuk hizo sonar su silbato por última vez.

 

Ahora bien; ¿Hace la uniformidad del pensamiento una verdad insoslayable? ¿No debería pasar el hincha promedio un proceso de introspección que le recuerde que no siempre puede apostar por soluciones volátiles? ¿Es el argentino revolucionario o calentón?

 

20161011_230642
Aunque amable y respetuoso, el Patón dejó una conferencia pobre y sin autocritica. Destino Moscú.

En concreto, tras la primera derrota del ciclo de Edgardo Bauza (uno que recién está comenzando) las críticas abandonaron las redes sociales y explotaron en Córdoba y en cada rincón del país.  Un rendimiento al que le faltaron varias luces para llegar a ser opaco, una autocrítica (al menos, pública) prácticamente nula; algunos rostros y actitudes que cansaron al hincha albiceleste. Sacar belleza de este caos es virtud, dijo Cerati, y lo concreto es que si hay algo  para rescatar de este momento es la muerte de la discusión de pintorcitos y plastinias sobre la necesidad que tiene este país de que Lionel Andrés Messi Cuccittini siga sacando pasajes Barcelona – Buenos Aires una vez por mes.

 

Lo necesitan los hinchas (el martes, el público cordobés agotó las entradas, pero le brindó muy poquito apoyo a la Selección: a los ¡dos minutos! ya pedían por Dybala e insultaban al DT) pero también Bauza y sus compañeros: Messi resuelve ecuaciones adentro y absorbe las presiones afuera. Cuando se gana, se gana por Messi, correcto, pero cuando se pierde, las culpas suelen cargar en él. En suma, una cadena de injusticias termina bordeando a un plantel que llegó a tres finales y no mereció perder ninguna.

20161011_232919
El goleador del City fue uno de los más resistidos por el público cordobés. Se lo vio golpeado en la zona mixta. Destino Moscú

 

Que el árbol no tape el bosque: los niveles individuales son, en líneas generales, muy bajos. Los números de Higuaín, Agüero y Di María, por citar tres casos, son incontrastables, mucho más que su rendimiento con la camiseta albiceleste. Acaso el martes, el propio “Kun” haya dibujado la mejor jugada que se le recuerda en la Selección mayor: una apilada memorable que no terminó en gol por la pericia de Justo Villar. Antes y después, muy poco para destacar. Lo mismo había pasado con el “Pipa” en Perú (un golazo propio del crack que és terminó por matizar el boletín) y luego en Córdoba. Ahora bien, ¿Existen dos delanteros argentinos (con el permiso de La Pulga) mejores que ellos dos? La respuesta es sencilla: no. No hay. Son los mejores.

 

Si dos delanteros son goleadores en dos de las ligas más importantes del mundo, y llevan un historial de ser los goleadores en dos de las ligas más importantes del mundo y técnicamente tienen capacidades superiores al resto de los argentinos que juegan en su puesto. ¿¡En qué cabeza cabe que no merecen ser convocados!?

 

Quizá, cuando el lector termine de leer este texto, el Pipa y el Kun ya hayan convertido dos goles cada uno para sus equipos europeos. ¿Acá juegan mal por qué quieren? ¿Porque bolichean? ¿Por qué no tienen ganas de venir? ¡Si no tuvieran ganas, no viajarían 20 mil kilómetros por mes para que los putee todo un estadio!

 

Es evidente, a visión de quien suscribe, que el problema de este plantel albiceleste, el máximo responsable de este quinto puesto jugadas diez fechas de Eliminatorias, es el factor anímico. Cuando el plantel arribó a Córdoba, cientos de hinchas fueron a recibirlos. Al momento de arribar al estadio, más. La comitiva nacional prácticamente no respondió ante estos estímulos. Muchos lo interpretaron (colegas, la mayoría) como una muestra de soberbia, de desprecio, de desgano. Pero esos rostros evidenciaban otra cosa: tensión. Presión. Miedo.

 

Este plantel está compuesto, en base, por un grupo de futbolistas que también son amigos. Es una realidad. Muchos argumentan convocatorias en ese plano. Salvo contadas excepciones,  la buena relación de los protagonistas (que están insisto, porque son los mejores argentinos en lo suyo) es únicamente una casualidad.  Hoy este grupo de amigos se encuentra en reuniones que no se disfrutan. En este ambiente, en ese plano, las sonrisas se encuentran únicamente en la galería de fotos del celular.

 

Renovar el plantel en forma completa podría, es cierto, cambiar el aire de un gabinete dominado por la frustración y la tristeza. Pero jugar sin los mejores es un riesgo que el argentino soberbio tiende a minimizar, creyendo que le sobran futbolistas a la altura de la Selección. Aun con 24 años de sobriedad en materia de besar copas.

 

Ganarle a Brasil en Belo Horizonte puede ser, para este grupo, materia de despegue como en el ciclo Sabella fue el triunfo en Colombia. Eso, o una recepción en Ezeiza gloriosa, cargada de amor y reconocimiento como hace tiempo no se ve. Está claro, esto último no va a suceder y es lógico que así sea. Dependerá mucho, entonces, de lo que pueda hacer Messi. Hundir o reflotar el barco está a una victoria de distancia. Pero siempre, con la renovación del periodismo antes que la renovación de los futbolistas. Siempre, hasta el final, con este plantel.

¿Por qué en las finales, Tata?

Por Nicolás Timossi (pape_timossi@hotmail.com)  

FINAL DE LA COPA AMÉRICA CENTENARIO
Martino, de mensaje ambiguo, no terminó de confirmar una idea.

Por segundo año consecutivo, Argentina fue víctima de Chile en una final de Copa América. El responsable de que la Selección haya llegado a esas instancias fue el DT Gerardo Martino, sin embargo también tiene la responsabilidad de ambas derrotas en los encuentros definitorios.

¿Por qué un hombre que consiguió imponer su estilo de juego, que por momentos era vistoso, decidió optar por otro estilo en las finales? Tanto en 2015 como en 2016, al equipo se lo veía con confianza, jugando de manera espléndida hasta semifinales. Pero, por alguna razón, el entrenador decidió cambiar en los partidos finales. Y para mal.

En la primera final entregó la posesión de la pelota al conjunto trasandino, lo sufrió porque el esfuerzo de correr y presionar lo realizaron los jugadores argentinos, que cuando recuperaban la pelota, eran derribados sistemáticamente con faltas. Aparte de fallar con los cambios (no con los nombres), ya que las modificaciones sean puesto por puesto y no con más vocación ofensiva.

Ya en la segunda definición, disputó un gran primer tiempo, donde al conjunto albiceleste se lo vio jugando al igual que en los partidos anteriores. Sin embargo el panorama  cambió cuando el polémico árbitro decidió expulsar a Marcos Rojo para dejar a ambos equipos con 10 jugadores.

Cuando se inició la segunda etapa, `La Roja´ se adueñó de la pelota. La selección perdió profundidad en ataque y, para complicar más las cosas, Martino sacó a Higuaín para poner a Agüero. Luego cambió a un Di María que jugó tocado por un mediocampista central como Matías Kranevitter. Pero no sería todo, porque teniendo la posibilidad de realizar cuatro cambios como aprovechó Pizzi en Chile, sólo hizo 3 y el último lo realizó en la segunda mitad del alargue, cuando Erik Lamela ingresó por otro tocado que era Banega. Una sustitución que debió realizarse en los primeros 90 minutos.

Uno de los mayores errores de Martino en esta última final fue poner en el once inicial a dos jugadores todavía lesionados como fueron Di María y Banega, sumado a que los hizo jugar gran parte del partido. Siendo evidente que `Fideo´ Di María contaba con dificultades en la movilidad y no pudo desplegar su gran juego. A Ever también se lo notó distinto y con problemas para moverse y jugar la pelota.

Otro error del ex entrenador de Newell’s fue convocar a un Javier Pastore que durante las tres semanas estuvo lesionado y sólo completó un entrenamiento.  De hecho estuvo en duda la presencia de Biglia ( que al tercer partido estaba disponible) pero nunca al crack cordobés que lamentablemente viajó para recuperarse y no logró hacerlo a tiempo.

Gracias a esos  errores de Martino, que suma un nuevo fracaso dirigiendo a Messi. (Barcelona 2013/14 y Argentina 2015/2016), la selección se privó de cortar la racha de 23 años sin títulos que se extenderá como mínimo a 25. Sin embargo confiamos en que en agosto el `Tata´ se pueda dar el lujo de consagrarse campeón olímpico en Río, siempre y cuando continúe al mando de la Selección y no repita los mismos errores.

Argentina vs. Bolivia, 29/03 en Córdoba

228267_img
La última visita de la Selección a la provincia cordobesa terminó con un triunfo.

Confirmados los días y horarios de los primeros dos encuentros que disputará la Selección en 2016, el presidente de AFA Luis Segura lanzó un comunicado argumentando la localía en el estadio Mario Alberto Kempes.

En el marco de la Fecha 5 de las Eliminatorias hacia Rusia 2018, La Selección Argentina visitará a Chile en Santiago el próximo 24 de marzo, desde las 20.30. Cinco días más tarde, el 29, recibirá a su par de Bolivia en Córdoba, en el renovado estadio mundialista Mario Alberto Kempes.

La última vez que el combinado nacional hizo las veces de local en el recinto cordobés fue el 7 de septiembre de 2012, ante Paraguay, por las Eliminatorias hacia Brasil 2014. Aquel día, Argentina se terminaría imponiendo por 3-1, con tantos de Di María, Higuaín y Messi. El argentino Jonathan Fabbro descontó para el elenco guaraní.

Desde entonces, la localía se trasladó hacia Mendoza en una oportunidad (Ante Uruguay, victoria 3-0 por las mismas eliminatorias, en octubre de 2012) para regresar al Monumental de Núñez,. A propósito de esto, y en relación a las críticas que recibió por el traslado de la localía hacia el interior (lo que genera, en principio, un viaje más para los futbolistas argentinos, que en su mayoría arriban desde Europa), la Asociación del Fútbol Argentino, en la firma de su presidente Luis Segura, emitió el siguiente comunicado.

El presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, los miembros del Comité Ejecutivo que la integran y los diferentes estamentos que conforman esta Casa, sienten una enorme satisfacción al poder comunicar que nuestra Selección habrá de presentarse en Córdoba el próximo 29 de Marzo de 2016 a las 20.30 horas.

El encuentro será frente a la Selección Nacional de Bolivia en el estadio Mario Alberto Kempes, en el marco de las Eliminatorias para Rusia 2018.

Este hecho ratifica la vocación de la dirigencia de la AFA junto al enfático apoyo del cuerpo técnico y los integrantes del plantel, por jugar para Argentina en diferentes lugares del país. Y, es propósito de la AFA, continuar haciéndolo en otros escenarios del interior de la Argentina en ocasiones futuras.

También resulta oportuno aclarar que la movilización, el hospedaje, la logística requerida y los gastos que demanda una transportación aérea exclusiva, imponen, razonablemente, un volumen de costos superiores a aquellos que significan estar cerca del lugar de llegada desde el exterior -concentración- y un módico traslado urbano. Y eso demandó un tiempo de debate.

Puesto que nuestra Selección jugará en Santiago frente a Chile el 24 de marzo, el cuerpo técnico de Argentina ha recomendado volar desde Santiago hasta Córdoba, permanecer para entrenar en esa ciudad hasta el 29 (día del partido ante Bolivia) y regresar después del encuentro hacia Ezeiza la misma noche, para que los jugadores que actúan en el exterior vean facilitados sus inmediatos regresos.

Esta concreción demandó muchas gestiones. Y también varias interpretaciones. Hemos escuchado y se han escrito diversas opiniones que, en casi todos los casos, imputaban a la AFA propósitos de una desmedida aspiración económica que nunca existió.

Nada de esto es cierto. Lo cierto es que la AFA lleva su Selección a Córdoba y que las autoridades de esa provincia trabajaron incesantemente para que así fuera.
Ahora aguardamos una verdadera fiesta popular.

Luis Segura
Presidente de la Asociación del Fútbol Argentino

Higuaín, el hombre sin memoria

Mientras Nápoles vive sus horas más dulces desde que se fue Maradona, un artillero francés con sangre albiceleste goza el momento más brillante de su carrera. Gonzalo Higuaín, el hombre que se olvidó de un error inolvidable.

Napoli - Carpi
El Pipa lleva 24 goles en 24 partidos en Italia. Bestial.

En julio de este 2016, cuando el ahora añorado frio se cuele por las hendijas de cada hogar en este suelo, se van a cumplir dos años de uno de los errores más clamorosos que hemos cometido los argentinos, y entre ellos, quien suscribe. En mi defensa, podría argumentar, con sinceridad, que mi reflexión fue el fruto de una sensación de pena y comprensión, bastante lejana de una expresión de deseo. Probablemente esto, de todas formas, ya no tenga importancia.

Desde aquella tarde en la que Gonzalo Higuaín dilapidó una oportunidad inmejorable frente a Manuel Neuer, que a la postre terminaría clausurando su arco y consagrando a Alemania como campeón del mundo, el Pipa no ha dejado de invitarnos a callarnos la boca a todos aquellos que pensamos que su fallo significaría un punto de quiebre en su ánimo y su carrera.

Tal es así que en su primera temporada tras la final, igualó los mejores números de su carrera, convirtiendo en 29 oportunidades para Napoli, como había hecho en la temporada 09/10 para el Real Madrid. Así es el Pipa: tiene ese fuego sagrado que no abunda entre los más virtuosos. Por eso se fue bajo su responsabilidad y expectativa de un club donde muchos quisieran quedarse a vivir y no alcanzan a desarmar las valijas.

Así llegó al elenco napolitano, una institución que, a priori, estaba alejada de las aspiraciones deportivas de Higuaín, pero que le garantizaba titularidad, confianza, minutos; algo con lo que no contaba en Madrid o que lo hacía, pero por debajo de sus merecimientos.

Aunque no defraudó nunca, esta temporada que corre es la de su explosión, la que sirvió como lección para los grandes europeos que lo dejaron llegar hasta Italia: Higuaín lleva 26 goles en 29 partidos, 24/24 en el Calcio. Una efectividad que lo convierte en el delantero más letal de Europa, algo que en los tiempos de Messi y Cristiano era poco menos que una utopía.

Ahora el Pipa, que está a cuatro tantos de concretar el mejor año de su estadística, tiene por delante otro desafío, tras prácticamente asegurarse ser el capocanionnieri: liderar al Napoli al campeonato italiano, lo que lo convertiría, por la magnitud y el contexto, en uno de los argentinos más trascendentes para un equipo extranjero en la historia.

Lo haría prácticamente en el aniversario del mayor fallo de su carrera, fecha en la que conmemora también, desde ahora y para siempre, el peor error de la mía.

Messi, sin Juegos Olímpicos

El entrenador de la Selección Gerardo Martino confirmó la no convocatoria de la La Pulga en los próximos Juegos, algo que sí se dará en la Copa América del Centenario y las Eliminatorias rumbo a Rusia 2018. Icardi, Tevez, Higuaín y la violencia en el clásico platense, otros ítems de la charla que mantuvo el Tata con los colegas de La Red.
212252.jpg
El DT del seleccionado argentino de fútbol, Gerardo Martino, confirmó ayer que el crack rosarino Lionel Messi no irá a los Juegos Olímpicos Río 2016 aunque si participará en la edición especial de Copa América y Eliminatorias Sudamericanas 2018.
“Messi no va a ir a los Juegos Olímpicos porque habrá mucha competencia con la selección mayor”, afirmó Martino en diálogo con radio La Red a propósito de la participación del seleccionado argentino de fútbol en los Juegos Olímpicos Río 2016 a disputarse entre el 5 y el 21 de agosto próximo.
El entrenador rosarino recordó al respecto que el seleccionado argentino tendrá competencia en Copa América, en Estados Unidos; los Juegos Olímpicos Río 2016 y tres fechas por las Eliminatorias Sudamericanas para el mundial de Rusia 2018, de las que Messi no participará de la segunda.
Martino anticipó además que utilizará el cupo de tres futbolistas que superen la línea de 23 años “en una misma línea” y estaría orientada hacia la zona defensiva.
Por otra parte, el ‘Tata’ apuntó que “no es el mejor momento” para la convocatoria del delantero de Inter de Italia Mauro Icardi, consideró a Carlos Tevez como “un jugador de selección” más allá de su regreso a la Argentina para jugar en Boca y expresó su satisfacción por el rendimiento del atacante Gonzalo Higuain, goleador de la liga italiana, en el líder Napoli.
“Lo del ‘Pipita’ es una situación casi personal, quiero que le vaya bien”, subrayó.
Martino se refirió también a los incidentes entre los jugadores de Estudiantes y Gimnasia en la ciudad de Mar del Plata, en el amistoso de verano que fue suspendido por agresión entre los protagonistas: “no estamos bien de la cabeza si pensamos que un partido de verano determina algo. La parte final después de la pelea fue mas lamentable”. evaluó.

 

 

 

El cuento de la Joya y la buena Pipa

El campeonato italiano más apasionante de los últimos años nos presenta una tendencia que se repite: goleadores argentinos en los puestos de vanguardia. Ante la partida de Tevez y la irregular temporada de Icardi; Higuaín y Dybala tomaron la posta, brillando en Nápoli y Juventus. Cuando llegue el turno de definir un once para medirse ante Chile, Martino tendrá por delante un desafío interesante.

Por Leo Timossi

Cuesta recordarlo, pero ya pasaron casi tres meses desde que Argentina derrotó a Colombia por 1-0 en Barranquilla, por la cuarta fecha de las Eliminatorias. La evocación se vuelve borrosa, lejana, y nos devuelve una producción consagratoria de Biglia, una actuación bastante más brillosa que la exhibida en los encuentros anteriores…y muy poco más.

El segundo año de Gerardo Martino en la Selección cerró de forma decorosa. La herida de la Copa América no sólo estaba abierta: asomaba infectada y con mal pronóstico . Para colmo de todos los males que parecían atar la soga alrededor del cuello del Tata, Messi sufría en Barcelona la peor lesión de su carrera. Y su reemplazante Agüero, el ancho de basto de una Selección por momentos autista, cae en desgracia a minutos de comenzado el duelo ante Ecuador. El resto, una historia menos apocalíptica, lejana de ser alentadora, pero más optimista: un triunfo, dos empates y una derrota, con apenas dos goles a favor (tres en contra) fue el saldo del inicio de las Eliminatorias Sudamericanas con Destino Moscú.

Entre estos 90 días simbólicos se sucedieron una cuantiosa variedad de hechos que invitan a creer que el futuro próximo será, en principio, promesa de un mundo mejor: Messi volvió de su lesión como si nunca se hubiese lesionado. Agüero se resintió un par de veces más de su dolencia, y cada vez que regresó, convirtió de a pares. Angelito Di María parece haber recuperado en el fútbol francés su fragor por convertirse en indispensable. Y en Italia, en el bendito Calcio tan vilipendiado, los argentinos vuelven con buenas noticias.

En el Nápoli, un equipito del sur de Italia en el que un argentino anduvo bien hace unos años, juega un tal Gonzalo Higuaín, delantero de esos a los que les resulta imposible caer indiferente. El Pipa, cabeza de serie del azurro puntero, lleva 21 dianas en idéntica cantidad de encuentros y sí no es éste el mejor momento de su carrera, ha sucedido algo maravilloso en estos años y nosotros, papastrulos, no supimos darnos cuenta.

Y mientras el Pipa se confirma como el delantero más efectivo de Europa con un promedio ideal, Paulo Dybala se erige como la ¿revelación? de los últimos años. La Joya (12 goles en Liga, 2 en Champions) ya superó su mejor registró en Italia a falta de cinco meses para que finalice la temporada. ¿Cuál será el límite del ex Instituto? ¿Le alcanzará para convencer a Martino y meterse dentro del once de la Selección?