En Búsqueda de la Efectividad

En un año que resultará clave para el futuro de la Selección, nuestro redactor estrella vuelve de su letargo para desentrañar los números de la Gestión Bauza, una dirección técnica tan incipiente como, de momento, floja.

pape Por Nicolás Timossi (pape_timossi@hotmail.com)

Este año Argentina se juega el pase al Mundial de Rusia 2018. Sólo quedan 6 partidos para saber si la Selección clasifica de manera directa, por medio del repechaje (zona en la que se encuentra actualmente) o se queda sin Copa del Mundo hasta 2022 como mínimo.

La tabla de posiciones de las eliminatorias se encuentra con Brasil en primera posición con 27 puntos, Uruguay segundo con 23, Ecuador y Chile en tercer lugar con 20, luego quinto Argentina con 19 puntos y Colombia (que se estaría quedando fuera del Mundial) cosecha 18 puntos. La Selección podría estar en cuarto lugar, pero una mala inclusión de un jugador de Bolivia ante Chile le significó los tres puntos al equipo trasandino que había igualado 0-0

En marzo próximo tendrá sus primeros dos encuentros del año. Ante Chile como local (en las próximas horas se decide si en El Monumental o La Bombonera) y Bolivia de visitante, sin duda son partidos difíciles que habrá que encarar. Las restantes cuatro fechas serán contra Uruguay en tierras charrúas, Venezuela en territorio “Vinotinto”, con Perú en nuestro país por última vez en estas eliminatorias y la última jornada visitará a Ecuador.

Hasta el momento la “Albiceleste” fue dirigida por Edgardo Bauza en 6 partidos donde tuvo un flojo rendimiento y pésimo juego (a excepción del último match ante Colombia) cosechando dos triunfos y la misma cantidad de empates y derrotas, ocho goles a favor lo mismo en contra. Lionel Messi y Lucas Pratto son los goleadores de este ciclo con dos tantos cada uno.

De la mano del “Patón” Bauza Argentina concretó resultados decepcionantes e inesperados (derrota ante Paraguay 0-1 de local y 3-0 contra Brasil en Belo Horizonte, empate con Venezuela y Perú 2-2 ambos), aunque las victorias fueron valiosas (1-0 enfrentando a Uruguay, 3-0 frente a Colombia).

El mal juego y la mala racha provocaron la impaciencia de la gente colocando a Bauza en la cuerda floja. El triunfo ante los “Cafeteros” fue un respiro  ante algunas críticas injustas. No hay que olvidar que con él de entrenador Argentina todavía no jugó amistosos que sirvieran para probar sistemas de juego y jugadores, pocos días tuvo plantel completo entrenando previo a los enfrentamientos y se suma el condimento de los conflictos de AFA que no cesan, disputa por la presidencia, mal desempeño de la Comisión Normalizadora, deuda con los clubes y viceversa.

Mientras tanto los argentinos esperan que en los próximos duelos se despliegue un juego vistoso o efectivo que signifique la suma de varios puntos, y si es posible que se disputen amistosos que le puedan servir a Bauza de cara al duro año que se viene.

 

Argentina vs. Bolivia, 29/03 en Córdoba

228267_img
La última visita de la Selección a la provincia cordobesa terminó con un triunfo.

Confirmados los días y horarios de los primeros dos encuentros que disputará la Selección en 2016, el presidente de AFA Luis Segura lanzó un comunicado argumentando la localía en el estadio Mario Alberto Kempes.

En el marco de la Fecha 5 de las Eliminatorias hacia Rusia 2018, La Selección Argentina visitará a Chile en Santiago el próximo 24 de marzo, desde las 20.30. Cinco días más tarde, el 29, recibirá a su par de Bolivia en Córdoba, en el renovado estadio mundialista Mario Alberto Kempes.

La última vez que el combinado nacional hizo las veces de local en el recinto cordobés fue el 7 de septiembre de 2012, ante Paraguay, por las Eliminatorias hacia Brasil 2014. Aquel día, Argentina se terminaría imponiendo por 3-1, con tantos de Di María, Higuaín y Messi. El argentino Jonathan Fabbro descontó para el elenco guaraní.

Desde entonces, la localía se trasladó hacia Mendoza en una oportunidad (Ante Uruguay, victoria 3-0 por las mismas eliminatorias, en octubre de 2012) para regresar al Monumental de Núñez,. A propósito de esto, y en relación a las críticas que recibió por el traslado de la localía hacia el interior (lo que genera, en principio, un viaje más para los futbolistas argentinos, que en su mayoría arriban desde Europa), la Asociación del Fútbol Argentino, en la firma de su presidente Luis Segura, emitió el siguiente comunicado.

El presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, los miembros del Comité Ejecutivo que la integran y los diferentes estamentos que conforman esta Casa, sienten una enorme satisfacción al poder comunicar que nuestra Selección habrá de presentarse en Córdoba el próximo 29 de Marzo de 2016 a las 20.30 horas.

El encuentro será frente a la Selección Nacional de Bolivia en el estadio Mario Alberto Kempes, en el marco de las Eliminatorias para Rusia 2018.

Este hecho ratifica la vocación de la dirigencia de la AFA junto al enfático apoyo del cuerpo técnico y los integrantes del plantel, por jugar para Argentina en diferentes lugares del país. Y, es propósito de la AFA, continuar haciéndolo en otros escenarios del interior de la Argentina en ocasiones futuras.

También resulta oportuno aclarar que la movilización, el hospedaje, la logística requerida y los gastos que demanda una transportación aérea exclusiva, imponen, razonablemente, un volumen de costos superiores a aquellos que significan estar cerca del lugar de llegada desde el exterior -concentración- y un módico traslado urbano. Y eso demandó un tiempo de debate.

Puesto que nuestra Selección jugará en Santiago frente a Chile el 24 de marzo, el cuerpo técnico de Argentina ha recomendado volar desde Santiago hasta Córdoba, permanecer para entrenar en esa ciudad hasta el 29 (día del partido ante Bolivia) y regresar después del encuentro hacia Ezeiza la misma noche, para que los jugadores que actúan en el exterior vean facilitados sus inmediatos regresos.

Esta concreción demandó muchas gestiones. Y también varias interpretaciones. Hemos escuchado y se han escrito diversas opiniones que, en casi todos los casos, imputaban a la AFA propósitos de una desmedida aspiración económica que nunca existió.

Nada de esto es cierto. Lo cierto es que la AFA lleva su Selección a Córdoba y que las autoridades de esa provincia trabajaron incesantemente para que así fuera.
Ahora aguardamos una verdadera fiesta popular.

Luis Segura
Presidente de la Asociación del Fútbol Argentino

Objetivo Batistuta 54

Desde su debut hace más de diez años, Messi pasó de ser la esperanza a convertirse en el capitán de la Selección Argentina. En ese periodo, La Pulga alcanzó la friolera de 49 goles, lo que lo deja a solamente cinco de alcanzar al mítico delantero como máximo goleador. ¿Será este año?

lionel-messi-argentina-copa-america_ftbp1n663cjg1qjkfpc3otm39

La Pulga, a un paso del pedestal.

Cada vez que convierte, Lionel Andrés Messi bate algún récord. Probablemente alguna persona de su entorno sea la encargada de avisarle cuando se da esta situación, cada vez más frecuente, pero que está pronta a tocar su límite: no falta mucho para que el rosarino solo tenga por delante su propia marca.

Al momento de cerrar este análisis, el astro de Barcelona ya era el máximo goleador de su equipo, de la Liga española, de la Supercopa de aquel país y la de Europa, de la Champions y del Mundial de Clubes. Quizá, en algún momento, alcance el liderazgo en la Copa del Rey, algo que, por ahora, asoma lejano. En suma, a nivel clubes, Messi no ha sido goleador únicamente en los torneos que, por ser de menor fuste que los habituales de Barcelona, nunca disputó, como la Europa League.

Pero a nivel Selección, pareciera para algunos que los números de Messi resultan más grises, lo cual es una falacia: La Pulga está a cinco goles de alcanzar el escalón de Gabriel Batistuta y convertirse en el máximo goleador de la Selección Argentina de fútbol, un título para nada menor. Es este, probablemente, el galardón individual que más signifique para el rosarino en la única región del mundo en la que ha recibido reproches: superar esa marca, algo que logrará más temprano que tarde, lo elevará a un pedestal imposible de discutir.

A la hora de desglosar su foja de servicios, además, bien merece una aclaración: aunque muchos de sus goles con la albiceleste sean en amistosos, cierto es que las Selecciones de hoy no realizan tantas giras como las que llevaban a cabo hace algunas décadas. No obstante, de eso, Messi está cuatro goles de alcanzar a Batistuta como máximo goleador argentino en mundiales, con 9, algo que bien podría concretar si repite la producción de Brasil 2014. Además, le faltan apenas cinco tantos para igualar la marca de Hernán Crespo (19) como máximo artillero en las Eliminatorias Sudamericanas, algo que podría alcanzar este año si disputara los cinco encuentros programados.

En suma, Messi podría convertirse este 2016 en el albiceleste con más goles en su selección y en el jugador con más goles en las eliminatorias sudamericanas, con la ventaja de no haber estado presente en el inicio de esta edición por aquella fatídica lesión que lo marginó durante 60 días. A ello hay que sumarle su anunciada baja para los Juegos de Río. Lo que sí es difícil es que Messi supere el promedio del Batigol con Argentina: 0,72, producto de convertir 54 goles en 78 encuentros mientras que el crack del Barca arrasta 49 en 105 partidos, una proyección por juego de 0,47.

gabriel_batistuta_standard-co_-uk_
Gabriel Batistuta, el máximo ídolo de la Selección Argentina desde el retiro de Maradona.

No obstante del récord individual, Messi irá este 2016 por otra marca obtenida por Batistuta: levantar dos trofeos con la albiceleste, ambos sobre la Copa América, título que Argentina deberá concretar sí o sí este año si La Pulga sueña con alcanzar al Bombardero de Reconquista en Brasil 2019.

 

El cuento de la Joya y la buena Pipa

El campeonato italiano más apasionante de los últimos años nos presenta una tendencia que se repite: goleadores argentinos en los puestos de vanguardia. Ante la partida de Tevez y la irregular temporada de Icardi; Higuaín y Dybala tomaron la posta, brillando en Nápoli y Juventus. Cuando llegue el turno de definir un once para medirse ante Chile, Martino tendrá por delante un desafío interesante.

Por Leo Timossi

Cuesta recordarlo, pero ya pasaron casi tres meses desde que Argentina derrotó a Colombia por 1-0 en Barranquilla, por la cuarta fecha de las Eliminatorias. La evocación se vuelve borrosa, lejana, y nos devuelve una producción consagratoria de Biglia, una actuación bastante más brillosa que la exhibida en los encuentros anteriores…y muy poco más.

El segundo año de Gerardo Martino en la Selección cerró de forma decorosa. La herida de la Copa América no sólo estaba abierta: asomaba infectada y con mal pronóstico . Para colmo de todos los males que parecían atar la soga alrededor del cuello del Tata, Messi sufría en Barcelona la peor lesión de su carrera. Y su reemplazante Agüero, el ancho de basto de una Selección por momentos autista, cae en desgracia a minutos de comenzado el duelo ante Ecuador. El resto, una historia menos apocalíptica, lejana de ser alentadora, pero más optimista: un triunfo, dos empates y una derrota, con apenas dos goles a favor (tres en contra) fue el saldo del inicio de las Eliminatorias Sudamericanas con Destino Moscú.

Entre estos 90 días simbólicos se sucedieron una cuantiosa variedad de hechos que invitan a creer que el futuro próximo será, en principio, promesa de un mundo mejor: Messi volvió de su lesión como si nunca se hubiese lesionado. Agüero se resintió un par de veces más de su dolencia, y cada vez que regresó, convirtió de a pares. Angelito Di María parece haber recuperado en el fútbol francés su fragor por convertirse en indispensable. Y en Italia, en el bendito Calcio tan vilipendiado, los argentinos vuelven con buenas noticias.

En el Nápoli, un equipito del sur de Italia en el que un argentino anduvo bien hace unos años, juega un tal Gonzalo Higuaín, delantero de esos a los que les resulta imposible caer indiferente. El Pipa, cabeza de serie del azurro puntero, lleva 21 dianas en idéntica cantidad de encuentros y sí no es éste el mejor momento de su carrera, ha sucedido algo maravilloso en estos años y nosotros, papastrulos, no supimos darnos cuenta.

Y mientras el Pipa se confirma como el delantero más efectivo de Europa con un promedio ideal, Paulo Dybala se erige como la ¿revelación? de los últimos años. La Joya (12 goles en Liga, 2 en Champions) ya superó su mejor registró en Italia a falta de cinco meses para que finalice la temporada. ¿Cuál será el límite del ex Instituto? ¿Le alcanzará para convencer a Martino y meterse dentro del once de la Selección?