Manos de Oro

Willy
Willy vivió su tarde de gloria en Manchester.

Hoy domingo 28 de febrero de 2016 en el mítico estadio de Wembley Wilfredo Caballero “se convirtió en héroe” teniendo una gran actuación en los 120 minutos de partido y en la tanda de penales. Fue uno de los responsables de que Manchester City haya sumado un nuevo título a sus vitrinas, la Copa de la Liga en esta ocasión. El encuentro finalizó 1-1 y 3-1 a favor de los `citizens´ en la definición de los 11 metros.

El oriundo de Santa Elena fue titular en Manchester City junto a sus compatriotas Nicolás Otamendi y Sergio Agüero. En el banco de relevos se encontraban Martín Demichelis y Pablo Zabaleta que ingreso para jugar los últimos 30 minutos.

Fue un partido con demasiadas ocasiones de gol para ambos equipos, los guardametas hicieron muy bien su labor. El primer gol llegó a los 49 minutos desde los pies de Fernandinho, tras una pausa y un pase filtrado de Agüero, el hombre de Brasil quedó sólo para definir al medio del arco, la pelota ingresó por debajo de Mignolet. En el último cuarto del encuentro Liverpool comenzó a aproximarse con peligro al área rival, hasta que finalmente a falta de 7 minutos Coutinho puso en tablas el resultado. Centro raso cruzado, remate al palo y con Caballero vencido, el brasilero sólo tuvo que rematar fuerte tras el rebote.

En la prórroga siguió siendo un partido de ida y vuelta, a excepción de los últimos 5 minutos donde el ´Citizen´ llegó varias veces al área de `The Reds´. A los 121´ el árbitro decidió finalizar el match. Se definiría por penales la final de la copa.

Entre los 86.206 espectadores ni el más optimista o pesimista hubiera pensado lo que estaba por venir. La serie comenzó 1-0 para Liverpool, pero hoy era el día de ´Willy´, detuvo 3 penales consecutivos para que Manchester City se consagre en los penales por  3-1 (Agüero convirtió el segundo). El guardameta campeón olímpico en 2004 fue la figura del encuentro y el jugador que más abrazos recibió, no es para menos, pocos detienen 3 penales y mucho menos en una final. Salud campeón.

10 (mil)

En el pasado encuentro ante el Sporting de Gijón, Messi alcanzó los 301 goles en la liga española y también se dio el gusto de convertir el tanto diez mil en la historia de Barcelona. 23 años antes, otro astro albiceleste había pasado por algo parecido.

maxresdefault
Aunque no pudo cumplir las altas expectativas por diversas razones, Maradona entró en la historia del Barcelona.

Diego Armando Maradona es un ex jugador y entrenador argentino. En su prolífica carrera, vistió la elástica de seis equipos: Argentinos Juniors, Boca, Barcelona, Napoli, Sevilla y Newell’s. Además, claro; fue, es y será uno de los emblemas de la Selección Argentina.

Del elenco de La Paternal es todavía el máximo goleador de su historia: el estadio lleva su nombre. Su idilio con Boca, con algunos vaivenes, será eterno. En Napoli es poco menos que Dios (quizá más) y tanto en Sevilla como en Newell’s todavía relatan con orgullo que Pelusa vistió su camiseta.

Pero eso todavía no pasa en Barcelona. Allí su paso no fue lo trascendente que se esperaba.

Maradona llegó a Cataluña en 1982 después de una temporada magnifica en Boca, en la que se consolidó como la máxima figura albiceleste y alcanzó el título con el elenco de la Ribera. En tiempos no tan globalizados como los que se viven, Diego ya colgaba el cartel de estrella mundial y la expectativa era inmensa.

La suerte no lo acompañó al Diez en el elenco blaugrana. Una hepatitis primero, una fea lesión en el tobillo después, una tangana tras un encuentro de Copa del Rey; situaciones que mermaron sus posibilidades de rendimiento y dañaron su imagen. Claro que Maradona era un genio de proporciones bíblicas: en tan sólo 73 encuentros convirtió 45 goles, algunos de ellos con su inconfundible sello de astro, como el que le marcó al Real Madrid en el Santiago Bernabeu que le valió el aplauso de la hinchada local.

https://www.youtube.com/watch?v=fSyeVUhPyP8

Fue contra aquel rival precisamente, pero en el Camp Nou, que Maradona convirtió un histórico gol que recuperó relevancia en los últimos días: un 26 de marzo de 1983,  el Pelusa le convirtió al elenco Merengue el segundo tanto de una victoria 2-1 que se transformó en la anotación seis mil en la historia del Barcelona. No deja de ser una curiosidad estadística que un jugador cuyo paso fue relativamente corto se haya permitido ingresar en la memoria de esa manera.

Sobre todo, si 17 años después otro argentino que también estaba llamado a ser Maradona es el encargado de convertir el que sería el nueve mil, y el diez mil también.

https://www.youtube.com/watch?v=415jiHRxdhg

https://www.youtube.com/watch?v=W6r4L9jDFJ4

gettyimages-507124464-0
Messi es el único jugador en la historia culé en repetir autoria en cifras milenarias. Además, el poco tiempo transcurrido entre el nueve mil y el diez mil suponen un nuevo récord.

Messi Episodio MMXVI: Una nueva esperanza

La antológica jugada que dibujó el astro argentino en la jornada de ayer dio la vuelta al mundo. ¿Cómo puede un pase ser más importante que un gol? La enésima genialidad de un Barcelona que se convirtió en una parodia del buen fútbol.

BARCELONA - CELTA
Messi falló un penal en la goleada de Barcelona sobre Celta por 6-1.

Un argentino que cambia de opinión es un uruguayo, dijo el escritor Hernán Casciari alguna vez, y cuanta razón tenía. Casciari, que en su niñez soñaba con volver a nacer del otro lado del Río de La Plata (algo que finalmente concretó en diciembre del año pasado; la gente con plata hace lo que quiere), no sabía que en su idealización del uruguayo estaba describiendo la evolución del argentino. No del argentino en general, sino de uno en particular. Seamos honestos: un argentino que se autoboicotea debe ser un uruguayo, o como mínimo, no es un argentino.

No quiero decir que Messi es el primer argentino humilde porque le estaría faltando el respeto a varios. No pienso detenerme ni un segundo en aquellos que aplaudían las trompadas limpias del clásico platense hace unas semanas y ahora gaznan que la escena que nos regaló La Pulga ante Celta es una provocación. Lisa y llanamente, me parece una estupidez: Messi ha regalado, en sus 10 años de carrera (¡Tanto y tan poco!) variadas muestras de su simpleza y de su falta absoluta de picardía.

Pero sí quiero decir algo de lo que no tengo ninguna duda: Messi es la evolución del argentino. Es la expresión más acabada del potrero, es la perfección de Ivan Drago combinada con el talento de Rocky Balboa, es el éxitoso que logró sortear la soberbia, el único argentino que evita meterse en quilombos.

¿Hubiese el magnánimo René Favaloro cedido el mérito de una operación exitosa? Sí, probablemente lo haya hecho más de una vez. Por eso es un prócer. ¿Cuántas operaciones harto complejas de Favaloro quedaron opacadas detrás del by pass?

Ayer, Lionel Andres Messi convirtió un gol de tiro libre que realmente es un poema, un tutorial de cómo ejecutar una falta. No trascendió. A la postre no le terminó importando a nadie. El domingo nos refrescó una vieja certeza: El único tipo que puede opacar a La Pulga es el propio Lionel.

Quizá haya sido la primera vez en el que un pase a un compañero significó más que un pase a la red: el único capaz de convertir una asistencia en la tapa de los diarios es Messi. El tercer gol de Suárez nunca fue noticia. No lo fue en España, no lo fue en Uruguay. ¿Sucedió alguna vez en la historia que en un partido donde hubo siete goles la foto principal se la lleve una imagen donde no se ve ningún arco y en la que un jugador parece caminar al lado de una pelota?

Es cierto, Messi no inventó la jugada (Un tal Johan Cruyff, sujeto medianamente importante en la vida del fútbol mundial, la patentó un par de décadas atrás) pero si reinventó el periodismo. Resignificó el valor del diccionario, del lenguaje del cronista que volvió, con el rabo caído, a  buscar sinónimos olvidados. Messi, la pesadilla de los arqueros, los defensores, los entrenadores y los diseñadores gráficos.

Algún día, cuando pasemos los viernes de lluvia mirando una y otra vez los videos de un retirado Messi en celulares 10G (Youtube será, para aquel entonces, una conversación nostálgica entre gordos y cuarentones) tomaremos real dimensión de la belleza estética de la inédita asistencia de La Pulga, una de las dos que le faltaban (la otra sería realizando un lateral, algo que quizá esté practicando). Messi soltó la pelota como quien se choca una silla en madrugada y Suárez olfateó sangre para finiquitar un regalo que originalmente era para Neymar. La defensa se quedó congelada ante tal genialidad y el arquero nunca supo para que lado volcarse.

No sé porque elijo quedarme con el gesto. Quizá porque un argentino que piensa en el otro deba ser un uruguayo. Pero Messi, sabiendo que su amigo Neymar tiene un karma con los penales, le cedió la gloria, estando en la puerta de los 300 goles. Bah, eso intuyo, eso quiero creer. A lo mejor el enano rosarino sea un canchero con dotes de actuación sublimes y solo eligió que la estadística le señale un penal errado porque, como muchos de mis amigos, no se banca un fin de semana sin llamar la atención.

Sea cual sea el caso, el capitán de la Selección Argentina refuerza todos los domingos que la evolución es posible. En tiempos donde un país continúa separándose entre unitarios y federales, La Pulga insiste en sacarle brillo a lo que ya encandila, en convertir al fútbol en un deporte de culto, un film de Tarantino. La edición 2016 de Messi es la nueva esperanza de un mundo que hace rato insiste en hacernos creer que todo se fue a la reverenda mierda.

 

Messi, baja por una pequeña intervención quirúgica

El Barcelona le concedió dos días de descanso al astro rosarino, por lo que estará ausente del duelo de vuelta ante el Valencia por la Copa del Rey.

LEVANTE - F.C. BARCELONA
Messi, al quirófano pero sin cuchillo.

Aunque fuentes ligadas a La Pulga no lo confirmaron ni lo desmintieron, el periódico deportivo catalán Sport confió que Messi, de 28 años, se someterá a una litrotricia, una pequeña intervención para solucionar el inconveniente renal que lo obligó a no disputar la semifinal del Mundial de Clubes en diciembre pasado.

La litrotricia es un procedimiento no invasivo (no se perfora la piel) utilizado para tratar los cálculos renales que son demasiado grandes para pasar por las vías urinarias. La litrotricia trata los cálculos renales por medio de ondas de choque o de energía ultrasónica que se envían de forma focalizada y directa al cálculo que se localiza previamente con fluoroscopia (un tipo de “película” de radiografías) o ultrasonido (ondas sonoras de alta frecuencia). Las ondas de choque rompen un cálculo grande en cálculos más pequeños que pasarán por el aparato urinario. La litrotricia permite a las personas con determinados tipos de cálculos en el aparato urinario evitar un procedimiento quirúrgico invasivo para extraer los cálculos.

El capitán del seleccionado argentino no participó del entrenamiento de hoy en Barcelona y se reincorporará recién el jueves, según confirmaron desde el propio club catalán. La intervención no demandará internación, por lo que Messi podrá regresar a su casa una vez finalizada la misma.

La Pulga fue un actor clave en el duelo de Ida ante el Valencia, al convertir tres de los siete goles con los que Barcelona prácticamente selló su clasificación. El cómodo resultado le permitió al entrenador Luis Enrique concederle la licencia a Messi para que solucione un problema menor, pero molesto al fin, y asegurarse de tenerlo a tope para el resto de la temporada, en la que los culés buscaran revalidar el triplete y el delantero, llegar pleno para la próxima Copa América.

Higuaín, el hombre sin memoria

Mientras Nápoles vive sus horas más dulces desde que se fue Maradona, un artillero francés con sangre albiceleste goza el momento más brillante de su carrera. Gonzalo Higuaín, el hombre que se olvidó de un error inolvidable.

Napoli - Carpi
El Pipa lleva 24 goles en 24 partidos en Italia. Bestial.

En julio de este 2016, cuando el ahora añorado frio se cuele por las hendijas de cada hogar en este suelo, se van a cumplir dos años de uno de los errores más clamorosos que hemos cometido los argentinos, y entre ellos, quien suscribe. En mi defensa, podría argumentar, con sinceridad, que mi reflexión fue el fruto de una sensación de pena y comprensión, bastante lejana de una expresión de deseo. Probablemente esto, de todas formas, ya no tenga importancia.

Desde aquella tarde en la que Gonzalo Higuaín dilapidó una oportunidad inmejorable frente a Manuel Neuer, que a la postre terminaría clausurando su arco y consagrando a Alemania como campeón del mundo, el Pipa no ha dejado de invitarnos a callarnos la boca a todos aquellos que pensamos que su fallo significaría un punto de quiebre en su ánimo y su carrera.

Tal es así que en su primera temporada tras la final, igualó los mejores números de su carrera, convirtiendo en 29 oportunidades para Napoli, como había hecho en la temporada 09/10 para el Real Madrid. Así es el Pipa: tiene ese fuego sagrado que no abunda entre los más virtuosos. Por eso se fue bajo su responsabilidad y expectativa de un club donde muchos quisieran quedarse a vivir y no alcanzan a desarmar las valijas.

Así llegó al elenco napolitano, una institución que, a priori, estaba alejada de las aspiraciones deportivas de Higuaín, pero que le garantizaba titularidad, confianza, minutos; algo con lo que no contaba en Madrid o que lo hacía, pero por debajo de sus merecimientos.

Aunque no defraudó nunca, esta temporada que corre es la de su explosión, la que sirvió como lección para los grandes europeos que lo dejaron llegar hasta Italia: Higuaín lleva 26 goles en 29 partidos, 24/24 en el Calcio. Una efectividad que lo convierte en el delantero más letal de Europa, algo que en los tiempos de Messi y Cristiano era poco menos que una utopía.

Ahora el Pipa, que está a cuatro tantos de concretar el mejor año de su estadística, tiene por delante otro desafío, tras prácticamente asegurarse ser el capocanionnieri: liderar al Napoli al campeonato italiano, lo que lo convertiría, por la magnitud y el contexto, en uno de los argentinos más trascendentes para un equipo extranjero en la historia.

Lo haría prácticamente en el aniversario del mayor fallo de su carrera, fecha en la que conmemora también, desde ahora y para siempre, el peor error de la mía.

Objetivo Batistuta 54

Desde su debut hace más de diez años, Messi pasó de ser la esperanza a convertirse en el capitán de la Selección Argentina. En ese periodo, La Pulga alcanzó la friolera de 49 goles, lo que lo deja a solamente cinco de alcanzar al mítico delantero como máximo goleador. ¿Será este año?

lionel-messi-argentina-copa-america_ftbp1n663cjg1qjkfpc3otm39

La Pulga, a un paso del pedestal.

Cada vez que convierte, Lionel Andrés Messi bate algún récord. Probablemente alguna persona de su entorno sea la encargada de avisarle cuando se da esta situación, cada vez más frecuente, pero que está pronta a tocar su límite: no falta mucho para que el rosarino solo tenga por delante su propia marca.

Al momento de cerrar este análisis, el astro de Barcelona ya era el máximo goleador de su equipo, de la Liga española, de la Supercopa de aquel país y la de Europa, de la Champions y del Mundial de Clubes. Quizá, en algún momento, alcance el liderazgo en la Copa del Rey, algo que, por ahora, asoma lejano. En suma, a nivel clubes, Messi no ha sido goleador únicamente en los torneos que, por ser de menor fuste que los habituales de Barcelona, nunca disputó, como la Europa League.

Pero a nivel Selección, pareciera para algunos que los números de Messi resultan más grises, lo cual es una falacia: La Pulga está a cinco goles de alcanzar el escalón de Gabriel Batistuta y convertirse en el máximo goleador de la Selección Argentina de fútbol, un título para nada menor. Es este, probablemente, el galardón individual que más signifique para el rosarino en la única región del mundo en la que ha recibido reproches: superar esa marca, algo que logrará más temprano que tarde, lo elevará a un pedestal imposible de discutir.

A la hora de desglosar su foja de servicios, además, bien merece una aclaración: aunque muchos de sus goles con la albiceleste sean en amistosos, cierto es que las Selecciones de hoy no realizan tantas giras como las que llevaban a cabo hace algunas décadas. No obstante, de eso, Messi está cuatro goles de alcanzar a Batistuta como máximo goleador argentino en mundiales, con 9, algo que bien podría concretar si repite la producción de Brasil 2014. Además, le faltan apenas cinco tantos para igualar la marca de Hernán Crespo (19) como máximo artillero en las Eliminatorias Sudamericanas, algo que podría alcanzar este año si disputara los cinco encuentros programados.

En suma, Messi podría convertirse este 2016 en el albiceleste con más goles en su selección y en el jugador con más goles en las eliminatorias sudamericanas, con la ventaja de no haber estado presente en el inicio de esta edición por aquella fatídica lesión que lo marginó durante 60 días. A ello hay que sumarle su anunciada baja para los Juegos de Río. Lo que sí es difícil es que Messi supere el promedio del Batigol con Argentina: 0,72, producto de convertir 54 goles en 78 encuentros mientras que el crack del Barca arrasta 49 en 105 partidos, una proyección por juego de 0,47.

gabriel_batistuta_standard-co_-uk_
Gabriel Batistuta, el máximo ídolo de la Selección Argentina desde el retiro de Maradona.

No obstante del récord individual, Messi irá este 2016 por otra marca obtenida por Batistuta: levantar dos trofeos con la albiceleste, ambos sobre la Copa América, título que Argentina deberá concretar sí o sí este año si La Pulga sueña con alcanzar al Bombardero de Reconquista en Brasil 2019.

 

Argentina Conduce: La mitad más uno

Seis entrenadores nacidos en nuestro país son los encargados de conducir los sueños de sus combinados sudamericanos hasta Rusia 2018. Curiosidades de un fenómeno éxitoso que cuesta exportar hasta el viejo continente.

pizzi1
Pizzi tendrá la difícil tarea de continuar el legado de Sampaoli.

Con la confirmación en la pasada semana de que el argentino Juan Antonio Pizzi será el nuevo entrenador del Seleccionado Chileno de Fútbol en reemplazo de su compatriota Jorge Sampaoli, llegó también la reafirmación de una estadística curiosa: nuestro país conservará, de momento, la mayoría absoluta de los conductores entre las diez federaciones afiliadas directamente a Conmebol, número que podría haber mermado sí el reemplazante del DT campeón con La Roja hubiese sido de otra nacionalidad.

El número, que no es una rareza sino una continuidad de una tendencia que se acrecentó después del último lustro, resulta llamativo cuando se transporta al continente europeo: a diferencia de lo que pasa con los jugadores albicelestes, a los entrenadores les resulta muy costoso conseguir oportunidades en el continente europeo e incluso, pocos logran plasmar resultados trascendentes.

image53b0a7a508b7d3-97450409
Para muchos, Pekerman es el mejor entrenador de la historia cafetera.

De regreso en Sudamérica, con Pizzi continúan siendo seis los argentinos que conducen selecciones: Martino en Argentina, Pekerman en Colombia, Quinteros en Ecuador, Ramón Díaz en Paraguay y Gareca en Perú. Con la excepción del recién llegado, todos vienen de cumplir actuaciones destacadas (en relación a las expectativas) en la última Copa América/Eliminatorias y la cabeza de ninguno de ellos pareciera correr peligro de cara a la próxima edición centenaria.

Este relativo éxito, que encontró su puntapié en la llegada de Marcelo Bielsa a Chile allá por mediados de 2007 (reflejado por Destino Moscú en https://goo.gl/Y0aL1h) y el buen paso del propio Martino por el seleccionado paraguayo, tiene correlación en la cantidad de títulos obtenidos por entrenadores argentinos en el fútbol suramericano (obviando, naturalmente, al fútbol local) pero por razón u omisión, nunca logra dar el salto hacia un estrato más prestigioso.

La fijación sudamericana en los estrategas argentos no es novedad: desde los albores del fútbol hasta la fecha, 40 ciclos de entrenadores nacionales se han iniciado entre 8 de las selecciones extranjeras: solo Brasil se abstuvo de tener algún DT argentino a lo largo de su historia. El resto, mucho menos celoso: Bolivia se permitió ocho etapas de preparadores criollos, Chile siete; Paraguay y Colombia, seis; Ecuador cinco; Venezuela, cuatro, Perú tres y Uruguay, que tuvo un único periodo de extranjeros en el banco de suplentes, contó con Daniel Pasarella a principios de los 2000.

TRES TÉCNICOS DEBUTAN Y UN PARTIDO DE FINAL DE COPA MUNDO SE REPITE
El Flaco le devolvió la ilusión al pueblo peruano.

El dato llama la atención: Sobre diez selecciones, nueve contaron con entrenadores argentinos a lo largo de su historia. La misma cantidad refleja el análisis si el corte se realizará en el siglo XXI: las ocho selecciones extranjeras citadas anteriormente contaron al menos con un compatriota entre el año 2000 y en estos días, con 15 ciclos y 14 representantes, ya que Gustavo Quinteros, además de su actual trabajo en Ecuador, condujo a su par de Bolivia. Chile es el mejor empleador: sus últimos cuatro seleccionadores nacieron en este país y si Pizzi logra cumplir su contrato, superará la década de conducción albiceleste.

Atletico Madrid's coach Diego Simeone reacts during their Spanish Super Cup first leg soccer match against Real  Madrid at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid
Simeone alcanzó un éxito impropio para sus colegas latinos en europa.

El desafío para los próximos entrenadores estará en lograr dar el salto hacia el terreno más competitivo: descontando el excepcional caso de Diego Simeone en el Atlético de Madrid (muy lejos todavía, pero en vereda de alcanzar los registros de Helenio Herrera cuando en el fútbol no existían las repeticiones) solo los rosarinos Bielsa en Marsella y Pochettino en Tottenham alcanzaron resultados trascendentes la última temporada.

Atrás quedaron los logros obtenidos por Héctor Cúper en Valencia y Mallorca; a los más éxitosos aquí, se les hace cuesta arriba por aquellos lares: Bianchi no logró hacer pie en tres ligas distintas; el propio Ramón Díaz no tuvo jamás la oportunidad. Acaso el título sudamericano obtenido por Chile le abra la puerta al propio Sampaoli de obtener una oferta seductora desde lo deportivo, algo que otro exitoso como Alejandro Sabella esperó con la chapa de subcampeón del mundo y, por cuestiones diversas, todavía no recibió.

En España hay un “Cholo” líder: Barcelona

635897689754591697.jpg

Por Nicolás Timossi

Este mediodía jugaron Barcelona y Atlético Madrid, duelo importante donde se medían los líderes de la Liga. Los catalanes tuvieron a su favor la localía y durante el encuentro las expulsiones en el equipo Colchonero para finalmente ganar 2-1, pese a haber comenzado perdiendo.

No podía faltar la presencia argentina en el match, por el lado Culé como siempre estuvieron Javier Mascherano y Lionel Messi, autor del gol que había igualado el partido. En cuanto al equipo indio fue titular Augusto Fernández, quien se sufrió una lesión. En el banco de suplentes quedó esperando su oportunidad Luciano Vietto.

Fue un partido igualado, sin embargo Atlético Madrid logró ponerse en ventaja a los diez minutos tras un golazo de Koke. A su manera, Barcelona logró igualar el encuentro tras una gran serie de pases cuando iba media hora de juego. Jordi Alba se filtró por la izquierda y con un centro raso encontró a Messi, quien definió al primer palo aprovechando que Oblak iba en carrera hacia el lado contrario de la portería. El segundo gol blaugrana llegó ocho minutos después por intermedio de Luis Suárez, que demostró gran capacidad para resistir la marca y anotar de buena manera, pese a no contar con demasiado espacio.

Cuando quedaban segundos para finalizar el primer tiempo, llegó la primera tarjera roja. Quedó una pelota dividida cerca del lateral, fueron a buscarla Messi y Filipe Luis, el brasileño llegó a destiempo e impactó los tapones de sus botines en la rodilla del crack argentino. De inmediato se dio cuenta del error que había cometido y comenzó a enfilar hacia las duchas.

En el segundo tiempo el equipo de Cholo Simeone se plantó para jugar de igual a igual y lo consiguió, pero todo se disparó luego de un ataque del equipo rojiblanco, donde Bravo impidió el empate con su pie, cuando ya se había arrojado hacía el otro lado. Tras esto llegó la respuesta de Barcelona, nuevamente una pelota dividida, esta vez la disputa es entre Luis Suárez y Diego Godín. Por un segundo el defensor central del Atleti no llegó al balón y golpeó a su compatriota. Así dejaba a su equipo con nueve hombres a falta de 25´. Pero habría más malas noticias para el DT argentino porque a los 76 minutos Augusto Fernández se tuvo que retirar lesionado, lo que puede significar una alternativa menos para la Selección en las eliminatorias.

Luego no hubo más incidencias, el partido finalizó 2-1 a favor de Barcelona, quien ahora domina la liga por tres puntos de ventaja con un partido menos que su escolta (Atlético Madrid). Ahora los catalanes se centran en la Copa del Rey, donde jugarán la primera semifinal  ante Valencia esta semana.

 

Dos meses para Augusto

635897733685980330.jpg

El mediocampista argentino Augusto Fernández podría estar unos dos meses de baja, después de sufrir una lesión en los ligamentos de la rodilla izquierda.

Según informó el Atlético a través de un comunicado en su página web, el futbolista padece “una lesión de la rodilla izquierda con afectación del ligamento”, cuyo alcance deberán determinar las pruebas a las que será sometido mañana.

Algunos medios españoles, sin embargo, ya adelantaron que la lesión de Augusto Fernández es una rotura parcial del ligamento lateral interno, la misma que tuvo a su compatriota Lionel Messi dos meses inactivo antes del Mundial de Clubes.

Resumen Semanal: Las copas no son para todos

2757239_big-lnd
Angelito Correa convirtió un verdadero golazo para el Atlético, pero no alcanzó.

Por Nicolás Timossi

No todos los argentinos se pudieron copar esta semana. Si bien la mayoría lo consiguió, siempre está el deseo del éxito para todos nuestros jugadores. Han quedado definidos todos los clasificados en las diferentes copas domésticas con excepción de la Italia, donde faltan disputar los partidos de vuelta de las semifinales.

 
En la semifinal de la Curling Cup, Manchester City eliminó a Everton tras ganar 3-1 el encuentro y 4-3 en el resultado global. Fueron titulares Wilfredo Caballero (de gran partido), Pablo Zabaleta, Nicolás Otamendi, Martín Demichelis y Sergio Agüero (autor del tercer gol) por el lado del Citizen. En cuanto a Everton, Ramiro Funes Mori también fue titular al igual que sus compatriotas. Los seis argentinos disputaron los 90 minutos de partido. El domingo 28 de febrero en Wembley se disputará la final de la copa que podrá contar hasta con seis argentinos (todos del City), ya que Liverpool no posee jugadores de nuestra nacionalidad en su plantel.

 
En Francia, en la instancia de semifinal. Paris Saint Germain tachó a Toulouse por 2-0. Los goles del partido fueron anotados por Ezequiel Lavezzi y Ángel Di María respectivamente. Pocho disputó 73 minutos, uno menos que Fideo, que fue reemplazado a los 74’. Por parte de Toulouse FC, Oscar Trejo tuvo que conformarse con disputar los últimos 15 minutos con el resultado de 0-2 en contra. Javier Pastore no fue tenido en cuenta para este enfrentamiento. El próximo 23 de abril en el Stade de France, PSG se enfrentará en la final de la competición a Lile OSC de Renato Civelli.

 
La Copa del Rey dejó varias sorpresas y argentinos eliminados. El pasado miércoles el Atlético de Madrid del Cholo Simeone fue eliminado por Celta de Toto Berizzo tras caer 2-3 en el Vicente Calderón y haber igualado en la ida 0-0. En el colchonero fue titular Luciano Vietto, quien disputó los 90 minutos; desde banco de suplentes salió Ángel Correa en el minuto 59 y le alcanzó para anotar el segundo tanto de su equipo tras una buena jugada personal, Augusto Fernández esperó su oportunidad, pero no ingresó, mientras que Matías Kranevitter no tuvo lugar entre los 11, ni en el banco de relevos. Gustavo Cabral tuvo el placer de jugar todo el encuentro y poder clasificar a la siguiente instancia, donde el elenco de Galicia podría enfrentar a Barcelona, Sevilla o Valencia.

 
El miércoles también jugaron Barcelona y Athletic de Bilbao. Los catalanes demostraron su superioridad y triunfaron por 3-1 (5-2 global). Para los Culés fueron titulares Javier Mascherano, y Lionel Messi, de gran partido a pesar de no haber anotado. Ahora, se medirá con Valencia.

 
Ayer también sellaron su pase a semifinales Sevilla ante el CD Mirandés y y el propio equipo ché contra UD Las Palmas. Pese a contar con los argentinos Nicolás Pareja y Éver Banega, Unai Emery (DT de Sevilla) no los tuvo en consideración para el encuentro y ahora definirá con el Celta. En el equipo Che fueron titulares Pablo Piatti reemplazado al minuto 62 y Enzo Pérez sustituido pasados los 71 minutos, ambos de buen partido. Su equipo ganó de visitante 1-0, tras haber igualado a un gol en la ida y se metió entre los cuatro mejores de la competición española.

 
Finalmente por la Copa de Italia, en el partido de ida Juventus vapuleó a Inter 3-0. Paulo Dybala, ingresó al minuto 76, sin embargo le bastó para anotar su gol y el último del partido. Por el lado de los Nerazzurri, Mauro Icardi salió al terreno de juego cuando iban 77 minutos, mientras que Juan Pablo Carrizo y Rodrigo Palacio vieron todo el partido desde el banco de suplentes. El finalista se definirá el 2 de marzo, cuando en el Giuseppe Meazza se dispute la vuelta de las semifinales.

En Francia también juegan

 

Paris Saint Germain vs EA Guingamp
El Fideo, la carta de fútbol del PSG

Así es, sigue habiendo presencia Argentina en Europa, cuando mañana a partir de las 17:05, Paris Saint Germain busqué un lugar en la final de la Copa de la Liga de Francia. Se medirá ante Toulouse FC, en el estadio Parc des Princes, en la Ciudad de La Luz.

PSG tiene en sus filas a los argentinos, Ángel Di María, Javier Pastore y Ezequiel Lavezzi. Los tres jugadores son tenidos en cuenta por Martino, quien tendrá que adquirir varios televisores para ver a todos los argentinos que estarán en acción mañana por las distintas competiciones. Al respecto de argentinos en acción, Toulouse cuenta con Óscar Trejo.

Quien resulte ganador de esta eliminatoria se enfrentará en la final al Lille OSC, equipo actual del defensor argentino Renato Civelli. El partido definitorio se llevará a cabo el 23 de abril en el Stade de France.